La Vida de un Salvador

 

jesusfaceSe le llama Jesús, Cristo o Jesucristo, y se trata de la figura principal de las religiones denominadas cristianas, ya que fue el fundador de la religión y de la Iglesia cristiana. En su dogma de fe la religión cristiana afirma que fue el hijo de Dios (la segunda persona de la divina Trinidad), quien lo envió para la salvación del mundo.

Para poder conocer datos de su biografía se disponen, como fuente principal, de los Evangelios canónicos, aunque también existen otros testimonios en los que, de manera directa o indirecta, se cita a Jesús. Entre ellos se pueden citar obras de autores romanos, como: “Anales” de Tácito, “Vida de Claudio” de Suetonio, “Antigüedades judaicas” de Flavio Josefa; también algunos textos rabínicos, documentos escritos por los primeros cristianos y los Evangelios apócrifos, donde se narran supuestos episodios de su infancia.

La fecha de su nacimiento, que tradicionalmente se ha hecho coincidir con el año 754 de la fundación de Roma, debe ser anticipada a la muerte de Herodes, ocurrida en el año 4 a.C. Hijo de un carpintero llamado José y de María, ambos de la estirpe de David, segundo rey de Israel, fue identificado por Juan el Bautista como el Mesías, (el ungido de Dios que salvará a su pueblo), al cual aludían los profetas del Antiguo Testamento. Según el testimonio de los cuatro Evangelios, nació en Belén, pequeña aldea próxima a Jerusalén, adonde habían acudido sus padres a empadronarse en cumplimiento de una orden dada, al parecer, por Quirino, gobernador romano de Siria. Este hecho podría no ser exacto, según creen muchos historiadores, y así, el supuesto nacimiento de Jesús en Belén bien podría ser un añadido realizado a posteriori para hacer concordar su persona con el Mesías, que supuestamente debía nacer en ese lugar. Durante su juventud, en Nazaret, Jesús habría aprendido el oficio de su padre, al tiempo que leía los textos sagrados judíos del Antiguo Testamento y escuchaba con particular atención a los maestros de las sinagogas. Hacia el decimoquinto año del gobierno de Tiberio, siempre según los Evangelios, Juan el Bautista anunció el advenimiento de Cristo y de su reino y comenzó a bautizar en las aguas del Jordán, donde reconoció a Jesús como aquel que anunciaban las Escrituras.

Los cuatro Evangelios informan del carácter de su doctrina y de los hechos que su prédica suscitó en la sociedad palestina de la época; ante todo, la labor de Jesús debe entenderse dentro de unas coordenadas culturales que contemplaban la llegada de un Mesías que redimiría al pueblo judío y lo liberaría de los romanos. Su cuestionamiento de la jerarquía sacerdotal y de ciertas interpretaciones farisaicas de la Ley, que anteponían la apariencia y el ritual al contenido moral, y su idea del sacrificio y del amor a Dios y al prójimo como fuentes de salvación, constituyeron una verdadera revolución en el sistema religioso judío basado en el Antiguo Testamento. El profundo conocimiento del espíritu humano y de los problemas cotidianos y la sencillez con que Jesús elaboró su mensaje fueron los factores que dieron a éste una trascendencia universal, circunstancia que provocó en su tiempo la virulenta reacción de la jerarquía religiosa representada por el Sanedrín, cuyos miembros conspiraron para acabar con él. 

Su misión, que duró de uno a tres años, la dirigió fundamentalmente a las masas populares. Los lugares por donde tuvo lugar ésta fueron Galilea y Judea. En torno a Jesucristo se reunió un grupo de seguidores, que constituyen la base de la primitiva comunidad cristiana de Palestina (los doce apóstoles). Su popularidad se acrecentó cuando se difundieron los milagros que le atribuían sus seguidores. En total, en los cuatro evangelios canónicos se narran 27 milagros, de los cuales 14 son curaciones de distintas enfermedades, cinco exorcismos, tres resurrecciones, dos prodigios de tipo cósmico y tres signos extraordinarios.

El ministerio de Jesús finalizó en Jerusalén, donde fue procesado por las autoridades romanas. éstas luego de acusarlo de sedición, lo condenaron a morir crucificado. Teniendo conocimiento de que se acercaba su final, Jesús celebró una última cena para despedirse de sus discípulos. Luego, traicionado por uno de ellos Judas, fue apresado cuando rezaba en el Monte de los Olivos. Acusado por el Sanedrín de anunciar la destrucción del Templo y cuestionar la autoridad del César, fue enviado ante Poncio Pilatos, gobernador romano de Palestina. No sin reparos, pues consideraba que se trataba de una cuestión religiosa que debían resolver los propios judíos y que Jesús no representaba un peligro para Roma, Pilato terminó cediendo a la presión de la jerarquía sacerdotal y lo condenó a morir crucificado el 7 de abril del año 30 d.C.; según los Evangelios, resucitó tres días después, y se apareció en diversas ocasiones a sus discípulos. En los años siguientes, el cristianismo se expandió con gran fuerza por todo el Imperio Romano. De esta manera dio a sus discípulos un ejemplo de sacrificio en defensa de su fe, que éstos asimilarían exponiéndose al martirio durante la época de persecuciones que siguió.

2 comentarios to “La Vida de un Salvador”

  1. Me gusta este enfoque al mismo tiempo espiritual y objetivo de la vida de Jesús, máximo ejemplo de sacrificio y heroísmo.

    Saludos Peter

    AC

  2. Aunque hay muchas cosas que desconocemos de la vida de Jesús, podemos decir que si conocemos cual fue su propósito en la vida, Mateo 1:21 dice que Jesús vino a “…salvar a Su pueblo de sus pecados.”
    Gracias Alfredo por darte la vuelta siempre y comentar.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: