¿Quién dijo miedo?

 

miedoEl miedo es una emoción que se puede moldear a través de la educación, la cultura y el medio ambiente que nos rodea, puede ir desde el terror intenso hasta una ligera aprensión y su función es el de protegernos de algún peligro real. Gracias a él sobrevivimos como especie y nos permite reconocer situaciones que nos pueden poner en peligro.

Nuestro cuerpo sufre cambios a nivel físico y hormonal al encontrarnos en una situación de miedo: nuestro corazón palpita más fuerte, nos sudan las manos y a nivel hormonal producimos, entre algunas hormonas, la adrenalina. Sentimos miedo frente al fracaso, al rechazo, a las pérdidas y mucho miedo frente a los cambios. Con todos estos ejemplos nos damos cuenta que el miedo nos acompaña a través de nuestra vida y madurez manifestándose en ocasiones cuando tenemos incertidumbres sobre nuestras relaciones, nuestra vida futura; es decir cuando sentimos inseguridad.

Para manejar el miedo es importante reconocer y aceptar que se tiene miedo. Una vez hecho esto, pasamos entonces a reconocer a qué le tememos. La mayoría de las veces nos cuesta mucho reconocer exactamente a qué le tememos. Pero es muy importante tratar de analizarlo para poder resolver esa situación. Incluso nuestra mente nos ayuda a hacer más difícil la situación de lo que en realidad es.

Si sentimos que estamos frente a una posible amenaza es mejor estar claros qué es lo peor que nos puede pasar en esa situación y nos vamos preparando para manejar la situación y sus consecuencias de una manera más productiva e inteligente. Cuando tenemos miedo nuestro sistema se bloquea y no podremos pensar ni actuar con lo mejor que tenemos.

Es increíble el miedo que produce cambiar… claro, nos educaron con el criterio de que la estabilidad era sinónimo de madurez, de equilibrio; quien cambia es inestable, inmaduro, todavía no ha crecido, porque el ideal de vida para la sociedad es un mundo quieto… vivir en el mismo barrio, habitar la misma casa, permanecer en el mismo colegio, tener la misma pareja, durar en el mismo trabajo, escoger una carrera para toda la vida, amarrarse a la misma ciudad y al mismo país… todos sinónimos de estabilidad.

Ni qué decir de las ideas o de las creencias, hay que tener los mismos valores, los mismos criterios, la misma mentalidad…. atreverse a innovar es como una locura y es más importante permanecer que arriesgar. Nuestra sociedad valora lo estático, lo que no produce desorden, antes de romper esquemas y arriesgarse a que la vida sea diferente.

El criterio más elemental para cambiar, el más simple si se quiere, es que lo que hemos vivido, lo que hemos estudiado, lo que nos ha acompañado, donde hemos permanecido, no nos ha producido ni la paz ni la armonía esperadas.  ¿Por qué creer que lo que no sirvió hasta ahora, va a empezar a dar resultados? ¿No sería mejor buscar otra clase de alternativas que al menos nos permitan crear otra clase de circunstancias más humanas?

¿Qué escoger? Arriesgarse o permanecer, estas son las dos alternativas.

Aclarando que muchas de las cosas que esperamos afuera no se encuentran afuera, debo cambiar y arriesgarme, pero también debo manejar internamente la flexibilidad para no apegarme, para fluir, para atreverme, ese es el famoso equilibrio: Cambiar pero no desbordarse…. Cambiar pero no precipitarse o indigestarse queriendo asumirlo todo a la vez…. ningún cambio duradero es rápido o instantáneo….. Los cambios necesitan cocción….. En el cambio no hay horno microondas sino fogón de leña.

Hay personas muertas en vida que no se atreven a cambiar ni siquiera la ruta hacia el trabajo, ni lo que comen, ni se arriesgan a vestirse diferente, a mover los muebles de la casa, o a pasar un fin de semana de otra manera. Por eso cuando no se acepta, la resistencia al cambio se convierte en enfermedad. A las buenas o a las malas, el mundo se mueve y el cambio es una parte constante de la vida.

O te subis al carrito del cambio o el cambio te atropella !

Cambia lo superficial
cambia también lo profundo
cambia el modo de pensar
cambia todo en este mundo   

Cambia el clima con los años
cambia el pastor su rebaño
y así como todo cambia
que yo cambie no es extraño……
  

2 comentarios to “¿Quién dijo miedo?”

  1. Excelente tema Peter, hombres que tuvieron valor de cambiar hicieron avanzar a la humanidad en su camino para muestra un boton.

    Hubo un hombre que no estuvo satisfecho con la ley de la gravedad de newton, ese hombre penso que aunque dicho cientifico era un genio, estaba equivocado con respecto a la ley de gravedad, penso distinto, cambio su forma de ver al mundo y desarrollo una teoria que nos catapulto muy alto ese hombre era Albert Einstein y a partir de esa fuerza de cambio desarrollo la teoria de la relatividad.

    me ha encantado este post saludos

  2. La historia de la evolución de los pueblos siempre ha estado marcada por el cambio…
    Gracias Wirwin ! te has ganado el premio del lector del mes ! jajaja

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: