Nuestra Memória Histórica -Parte III-

La Mentira Como Bandera de “Libertad de Prensa”

ing_duartePero todo lo en el alto mando militar no lo sabía el pueblo (post Memória Histórica II), el pueblo ignoraba todo ésto, porque los medios de comunicación salvadoreño estaban al servicio de una camarilla autócrata familiar.

Aunque no soy periodista, asumo que la profesión del periodismo consiste en informar, transmitir, denunciar sucesos que atañen el destino de un pueblo, pero que al propagar sus análisis sobre la noticia haya objetividad tocante al punto principal. Las noticias que daban estos medios llamaba terrorista a todo aquel que pedía un cambio, y llamaba “eficiente y medida la excelente acción del gobierno elegido en defensa del pueblo” las masacres al mismo pueblo que estaban supuestos defender, estos análisis subjetivos a la noticia, volvía a estos medios canales de propaganda de un solo bando.
Considero entonces que hay dos ramas dentro de los medios de información o “media”: periodismo de información y periodismo de propaganda.
En El salvador ha habido muchos diarios, semanarios, matutinos, vespertinos, folletos, panfletos, pasquines, etc… pero entre todos solamente dos han sobrevivido y son los más importantes: La Prensa Gráfica y El Diario de Hoy.

El primero salió a publicidad diaria en 1905 por la familia de clase alta Dutriz, éstos han tenido y aún tienen nexos directos con la élite autócrata y con los gobiernos gringos, a su vez este medio propaga a favor de mantener el estatus quo en el país, no importa qué. Son definitivamente pro capitalistas ortodoxos. El segundo salió en 1936, y es poseído y dirigido por la familia Altamirano, familia tan anticomunista como capaz de pactar con el diablo si su dios fuera comunista, a tal grado que su actual vástago y dueño de este amarillista rotativo de propaganda, Enrique Altamirano Madriz, hace tal ridículo en su diaria verborrea editorial con la ya trillada y obsoleta frase “comunista” que ya da pena. Este individuo, medio nicaragüense, que cobardemente se escondió en España durante el conflicto, se ha convertido en un dinosaurio con comunistitis crónica, en adición, “quiquito” Altamirano es señalado como el máximo explotador del periodista salvadoreño que labora en su pasquín de propaganda.

Desgraciadamente ambos medios, para 1972, se habían convertido en periódicos de propaganda de una minoría autócrata… ¡Por eso no sabía nada el pueblo!…
Había dos canales de televisión (1972) poseídos por el oligarca hebreo Boris Essersky. También este medio funcionaba como medio de propaganda y engaño al pueblo…
¡Es increíble de que manera una familia extranjera que había llegado apenas hacía 70 años era ya dueña de un monopolio tan vital…¡
El propósito de tapón en buscar unidad militar era que aún las burdas encuestas decían que Duarte iba a ganar esas elecciones… Un fraude oligárquico/militar/gringo se iba a hacer necesario… ¡y así sucedió!

Fue tal el fraude que yo mismo con 16 años, 11 meses cumplidos pude votar por primera vez ese Domingo 20 de Febrero. En la noche me puse a escuchar el conteo en la KL, y de pueblos de los cuales nunca había escuchado como Ozatlán, California, Dolores… ¡reportaban victoria de la UNO!… El complejo militar/oligárquico/gringo publicó primero el conteo de los pueblos rurales creyendo que allí eran fuertes, ¡pero iban perdiendo!, el pánico de una derrota los obligó a parar el conteo de votos y establecer una cadena de radio y televisión… ¡el Gran Fraude iba a comenzar!… Se ordenó todas las urnas ser llevadas al Gimnasio Nacional en Salvador, también pasó lo mismo en Santa y San Miguel, entonces se comenzó a alterar, en favor del PCN, la voluntad de todo un pueblo que verdaderamente pasó a ser un pueblo “desposeído”.
Mena Sandoval narra en su libro sobre este hecho decisivo en el futuro del país:

“La misión era clara: REVERTIR EL RESULTADO. Nuevamente había que ponerse en función de la “democracia”. En la Tercera Brigada no todos los oficiales se daban cuenta de los detalles, pero “en general” el Coronel Rosales nos expresó que la patria estaba en peligro de muerte, que había una gran emergencia y que de inmediato se procedería a un plan contra los comunistas”.

El Ingeniero José Napoleón Duarte realmente era ídolo en ese pueblo intimidado, pero próximo a despertar. Duarte venía de una familia de clase media alta amestizada. Había estudiado en USA. Sus tres consecutivos períodos edilicios como alcalde del Partido Demócrata Cristiano (PDC) había traído progreso y prosperidad tan evidente en la capital; Duarte mandó cambiar el arcaico alumbrado de focos de 200 watts en la ciudad (que más de alguno yo me volé con hondillazo), por el alumbrado de sodio que aún perdura. Pero al proclamarse candidato a presidente retaba a la élite militar/oligárquica que lo acusó y tildó de “comunista” por sus ideas de reforma agraria y cambios en el estatus quo de la nación, dirigido a mejoras para las mayorías.

        Pasaba que en 1972, curar parásitos a los infantes de la campiña era subversión, enseñar a leer y escribir al campesino era comunismo, y pedir mejoras salariales terrorismo. El temor al comunismo se había implantado a través de los medios y los pensum académicos escolares en la mente del pueblo… pero NO en la Universidad Nacional… Los medios de comunicación bombardeaban al pueblo con falacias tales como “En Cuba todo el pueblo se está muriendo de hambre y enfermedades…”. Todo aquel que pedía progreso social o cambios era un comunista adiestrado en Cuba.

        ¡Y sorprendentemente muchos años después de la muerte del comunismo! siguen diciendo lo mismo!…

       Cuando el flagrante fraude del Domingo 20 de Febrero de 1972 impuso al Coronel Molina sobre el muy idolatrado Duarte, los que buscaban cambios sin violencia en el pueblo salvadoreño vieron cerrada la vía legal del voto como salida sana a tantos años de explotación. Y aún varios militares dentro del ejército repugnaron tanto el descarado fraude que 37 días después de éste, el 25 de Marzo, varios jefes y oficiales de los dos principales cuarteles de la capital ocasionaron un fallido golpe de estado que duró un día y 20 muertos. Duarte, que el día del golpe arengó a través de las tomadas televisoras a las masas miedosas que salieran a defender el golpe, fue capturado, torturado, y expulsado a Venezuela. Entonces el Cnel. Molina, el 19 de Julio, a 18 días de ser presidente, invade y cierra la Universidad por ser “nido de comunistas subversivos”…

        Los militares y las camarillas familiares buscaban otra paz de cementerio… esta vez fracasaron y en la misma universidad que cerraron y que abrirían 15 meses después (Octubre 3/1973), se gestó la sublevación.

       De que manera los Estados Unidos y la ex Unión Soviética llegaron a formar sus imperios es harina de otro costal. El hecho es que dos ideologías distintas, pero con los mismos ideólogos manipulándolas, dominaban, se dividían, y luchaban por expandirse en el planeta. “Esfera de influencia” llegó a ser eufemismo de imperio y con el nombre de “guerra fría” el enmascarado enfrentamiento. Centroamérica era el corazón de la “esfera de influencia” gringa, por eso el modelo socioeconómico era basado en el sistema capitalista, pero después de 50 años era evidente que ese modelo era un rotundo fracaso en El Salvador y Latinoamérica como el corriente modelo “neoliberal global”, hermano del otro, esta demostrando ser hoy día en toda América Latina… ¿Qué hacer?

Tomado de http://www.cuscatla.com
página cultural creada, compilada,
diseñada, y es mantenida por Jorge Montoya

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: