Nuestra Memoria Histórica -Parte I-

 

ssnegro2Algo que considero de mucha importante es que los pueblos conozcamos nuestros origenes y el desarrollo de la historia que nos marca. En El Salvador  carecemos de esa memoria histórica y como que no se quisiera dar a conocer, porque ni en las escuelas ni en los colegios se imparte la materia de HISTORIA; Los que hemos tenido la oportunidad de leer algo al respecto tenemos la obligación de difundirla tal como fué, me imagino que algunos ya han tenido la oportunidad de leer al respecto, pero para quien no lo ha leido he tomado una serie de apuntes del sitio de Jorge Montoya, quién se ha encargado de hacer una recopilación Histórica muy valiosa, al final del post esta el link (respetando el derecho del autor) al sitio referido para quienes quieran tener mas información…

La palabra “oligarquía” (hecha tan famosa por Monseñor Oscar Arnulfo Romero en la década de los 70s) es un vocablo que deriva del griego. El diccionario “Pequeño Larousse” (1990) precisa la raíz: Oligos = pocos, y arkhé = gobierno. Y lo define como Gobierno ejercido exclusivamente por algunas familias poderosas. El diccionario “multimedia” Encarta (1999) proporciona más precisas definiciones: 1) Forma de gobierno en que el poder está en manos de un grupo de personas, generalmente pertenecientes a una misma clase social. 2) conjunto de algunos poderosos negociantes que se unen para que todos los negocios dependan de su arbitrio. De acuerdo a estas definiciones la evidencia histórica indica que monseñor Romero no se equivocó, no cabía otro epíteto a los regímenes que, con rarísimos lapsos, han gobernado El Salvador desde la independencia criolla…

        Pero, ¿cómo se consolidaron en el poder definitivo estas ascendientes oligarquías criollas? ¿Cómo es que el grupúsculo 2% de la población ha doblegado las aspiraciones de una mayoría?

       Todo comenzó con la pujante industria del café que había crecido a su máximo en 1900. La semilla de café fue traída a El Salvador por un brasileño en 1832. La tierra se manifestó propicia para su cultivo industrial. Entonces el gobierno, en 1846, decretó exenciones de impuesto de exportación para las haciendas que cultivaran el café, aún liberó del reclutamiento forzoso a los campesinos que trabajaran en los cultivos. El cultivo del café se volvió rápidamente en la única industria lucrativa de la nación. Sin metales preciosos, ni petróleo, ni abundante extensión de tierra fértil… el café fue una rara dádiva… pero no constante o segura… y dependiente a los cambios de clima y la especulación en precios.

       El nuevo siglo encontró una creciente clase de terratenientes enriqueciéndose con la industria y cultivo del café. Además, esto atrajo a los extranjeros de todas partes: Cristiani, Dalton, Hill, Simán, Wright, Essersky, Dabuisson, Choussy, Poma, Bahaia, Saca, Schwartz, Schonemberg

Árabes, hebreos, gringos, ingleses, alemanes, españoles, franceses, etc, llegaron alrededor de 1900 a explotar más al mestizo -ya mayoría- que conformaba la clase trabajadora del campo que hoy llamamos campesino.

        Inicialmente esta inmigración fue mal vista por las familias criollas nativas, cosa natural, y los más conservadores dificultaron la entrada y estadía de algunos inmigrantes; pero estos extranjeros traían dinero e hicieron compromisos con los criollos, además que sus apellidos encantaron al criollo y así se iniciaron la alianzas matrimoniales similar al medioevo. El resultado fue una alianza que formó la élite autócrata de El Salvador y que perdura hasta este día.

Tanta Tierra En Tan Pocas Manos

        Para 1950, los extranjeros que habían llegado a finales de 1800 y principios de 1900, ya poseían enormes feudos que rivalizaban aquéllos de los criollos. Roque Dalton proporciona estos datos que sacó de un censo agropecuario en 1950. 

Extensión de la propiedad en manzanas. (1 manzana = 100 Mts2)

  • Dueñas                        32,520
  • Guirola                        28,403
  • Sol                                 15,830           
  • Daglio                           11,711
  • Salaverría                      8,136           
  • Samayoa                        9,011
  • Gianmattei                    8,074
  • Borgonovo                    7,000           
  • Gutiérrez                        6,999
  • Cristiani                         6,365
  • Wright                            5,900           
  • Orellana                        5,372           
  • Deinninger                   5,720
  • Umaña                           5,329
  • Regalado                       5,184
  • Sol Millet                       4,264
  • Duke                               4,056
  • Romero Bosque            4,100
  • Meardi                            3,678           
  • Pecorinni                       3,300           
  • Bonilla                            3,150           
  • Morán                             3,374           
  • Hernández                     3,738                       
  • Jeréz                                3,368
  • Dalton                             2,755                       
  • Rengifo                            3,440           
  • Saca                                   2,845                       
  • Bendix                              2,312           
  • Meza Ayau                      1,774                       
  • Muyshondt                     1,408

Y estas formidables “finquitas” de miles de manzanas poseían colonos para trabajar la tierra a míseros salarios. En 1974 tuve la oportunidad de conocer las “fichas” en una hacienda de Ahuachapán, era la moneda con la cual pagaba el hacendado a sus trabajadores, estas fichas solo valían en la tienda de la Hacienda y a precio estipulado por el patrón… ¡Muchas familias campesinas nunca habían visto un billete de a Colón!.

        Para 1960 -que ya guardo memoria- los mestizos e indígenas ya éramos indistinguibles… y 95% mayoría… Las familias mestizas poblando ciudades grandes llamaba “inditos” a la gente mestiza del campo que trabajaba la tierra, o sea, el campesino salvadoreño. Los mestizos estaban tan cruzados que el color de su piel era un arcoiris: Blanco yeso, blanco tostado, cheles, agringados, como también morenos claros, tostados, y tizón.

       Sólo en las grandes ciudades había escuelas, y una sola universidad localizada en la capital, San Salvador.

Continuara…..

 

Tomado de http://www.cuscatla.com

página cultural creada, compilada,

diseñada, y mantenida por Jorge Montoya

4 comentarios to “Nuestra Memoria Histórica -Parte I-”

  1. Que excelente esta tu post Peter muy bueno espero que tenga eco en a blogósfera

  2. ya ves que son hechos históricos que a mi juicio son importantes conocer… gracias por comentar

  3. excelente trabajo. PABLO A HERNANDEZ

  4. Abraham Soto Says:

    Muy buena información de la historia de nuestro país. Pero algo muy importante es que no todas la familias eran malas o querian tener mas y mas, bueno en el caso de la mia: los Schonemberg, uno de ellos es mi tataraabuelo y mi tia me cuenta que el hermano de el, era una gran persona que con lo mucho que tenia ayudaba a los demas. Pero, muy buen trabajo, estare revisando para ver que otra informacion mas encuentran.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: