El Feng Shui

loupan-compass1     El Feng Shui significa viento y agua y es una práctica que se origino en la antigua China y cuyo objetivo es el entendimiento de las relaciones entre la naturaleza y los seres humanos.

     Comenzó a desarrollarse hace más de 6000 años basándose en una creencia muy arraigada en China de armonizar los espacios en los que nos desenvolvemos.

          Con el transcurso de los años el Feng Shui se fue enriqueciendo con la literatura y la Poesía y se fue transformando en una especie de misticismo combinado con ciencia, en sentido Común con lógica y principios físicos, en intuición con estética… ¿el resultado? Una ciencia-arte que nos enseña, entre otras cosas, como redistribuir el mobiliario en una habitación o lugar determinado para crear corrientes positivas de energía y armonizar el ambiente, o coordinar las luces, plantas y objetos de arte para lograr un balance ideal y hasta elegir el mejor lugar para construir un edificio… ya que según la filosofía china en un ambiente armonizado hay salud física, mental y espiritual. 

          En el Lejano Oriente, donde se toma este arte-ciencia muy en serio ningún empresario construye nada ni arregla sus oficinas y residencias sin consultar previamente algún experto en Feng Shui. 

          Básicamente el Feng Shui se ocupa de aprovechar al máximo el flujo de la energía universal o corriente chi -también llamada ki, prana, o fuerza cósmica, entre otros nombres. Para un conocedor del Feng Shui es imprescindible crear la armonización en todos los espacios donde vivimos, trabajamos o jugamos. 

         El Feng shui es similar a la acupuntura en muchos aspectos. El acupunturista trata de descubrir cuáles son los lugares del cuerpo en los que la energía se encuentra estancada o interrumpida y después trata de corregir el problema aplicando agujas para aumentar o disminuir la energía en esas zonas. El experto en Feng Shui hace algo parecido en una casa o edificio detectando los lugares en que existen problemas energéticos y después trata de corregirlos ya que existen muchas maneras de perturbar la corriente universal chi y de mejorar su flujo interno. Por ejemplo, las puertas de una casa, en el Feng Shui, se consideran verdaderas entradas de energía. Cuando penetramos en una habitación nos sentimos de manera diferente según sea la disposición energética ambiental. Si cada vez que entramos en un cuarto la puerta suena de manera desagradable, ese sonido, repetido una y otra vez termina por exasperar los nervios de todos los que conviven en la casa y crear un estado de estrés generalizado.

          Las plantas son verdaderos reservorios de energía. Mediante la función clorofiliana Atrapan los rayos del sol y lo convierten en alimentos para ellas mismas, y los demás almacenando grandes reservas energéticas. Las plantas en cualquier recinto cerrado no solamente embellecen y refrescan el lugar sino contribuyen poderosamente a lograr un flujo adecuado de la energía chi. Además, las plantas pueden ofrecer soluciones prácticas para dividir espacios y crear rincones agradables. 

          Los espejos, dentro del Feng Shui, colocados estratégicamente añaden luz natural a un espacio oscuro, descubren entradas y crean la sensación de más amplitud. Los espejos pueden reflejar la luz y el paisaje exterior dentro de un local que de otra manera estaría en penumbras. Asimismo, el nivel de iluminación es indispensable para poder armonizar el ambiente: luces claras y brillantes, similares a la luz solar en los sitios como la cocina o dondequiera que trabajamos y leemos.  

La vida cotidiana consiste esencialmente en una serie de actos, ”micro-sucesos” que estamos obligados a repetir diariamente. No podemos concebir estos actos en el vacío: asearnos, vestirnos, trabajar, descansar, comer;: cada uno de ellos tiene lugar dentro de un espacio o un entorno determinado, o más bien, junto con él; en colaboración con él. El Feng Shui se ocupa, precisamente, de nuestra relación con el espacio, de los factores sutiles que con frecuencia no alcanzamos a definir exactamente pero que “sentimos” que nos están afectando, positiva o negativamente.  

¿ Quieres saber más sobre el feng Shui ?

lee más adelante los 5 pasos fundamentales para crear esa armonia en tu casa..


3 comentarios to “El Feng Shui”

  1. cada día se apriende algo nuevo

    saludos

  2. Buen tema Peter! La verdad es que es interesante saber que la ubicación de las cosas puede contribuir al bienestar general de las personas. Me gustaría poder aplicar esas prácticas en casa. Voy a estar pendiente de las próximas entregas.

    Saludos.

  3. Hay unos tips que voy a publicar mas adelante…. saludos a los 2

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: